Pozo Hunzauha

 Ubicado al norte de la ciudad, en predios de la UPTC origen de una Leyenda Muisca, su nombre está dado por el apellido del capitán español Jerónimo Donato de Rojas  quien trató de desaguar el pozo con el fin de obtener los tesoros allí arrojados por los Muiscas. Esta situado en el valle, hacia el norte de Tunja y al margen de la carretera central.

 

Se encuentra una laguna de aguas frías y profundas bordeada en piedra. A su alrededor se hallan senderos en piedra, bohíos y algunas de las columnas del legendario templo solar de Goranchacha, monolitos que datan de la época precolombina. Los bohíos conservan los diseños arquitectónicos de las comunidades al igual que algunos objetos encontrados.

Cuentan que el pozo no tiene fondo, y que además, entre sus aguas hay pilares, sobre los cuales podría estar sosteniendo la ciudad de Tunja. También, que hubo un intento de secar la laguna, pero que al momento de empezar, la ciudad empezó a temblar, por lo cual se desistió del objetivo.

El Pozo de Hunzahúa es recordado también, como el lugar en donde el Zaque Quemuenchatocha escondió sus tesoros, ocultándose del afán de oro de los conquistadores españoles.

El Zaque mandó echar su gran tesoro de oro y esmeraldas en el Pozo de Hunzahúa, llevados en petacas de mano en mano de centenares de aborígenes, desde el cercado de Quimuinza (actualmente Convento de San Agustín), hasta la laguna sagrada.

De acuerdo con las tradiciones indígenas, la mayor parte del tesoro quedó en el fondo de la laguna.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: Contenido Protegido !!
%d bloggers like this: